TLC Colombia-Israel

no al tlc 1

A finales de 2013 se firmó el Tratado de Libre Comercio -TLC- entre los gobiernos de Colombia e Israel. Para que entre en vigencia, en el caso colombiano, debe ser ratificado por el Congreso de la República y luego revisado por la Corte Constitucional. Ante la estrategia utilizada por el gobierno colombiano, de favorecer el libre mercado y la internacionalización de la economía, es predecible el resultado de los debates en el Congreso, la ratificación del Tratado. Este hecho  hace aún más decisiva la acción conjunta de organizaciones y movimientos sociales en contra de su ratificación por el impacto que tendrá en varios sectores de nuestra economía.

El sector más favorecido con este TLC será el minero-energético. En el 2012, el 94,3% de las exportaciones colombianas a Israel correspondieron al carbón[1] y su explotación se encuentra en manos de empresas multinacionales. De esta manera, dicha práctica contribuirá a que se continúen devastando las zonas cultivables y se siga despojando a la población rural.

En cuanto a otros sectores de la economía colombiana, el Estudio conjunto sobre la factibilidad de un TLC, redactado por los gobiernos colombiano e israelí, declara que el crecimiento de las expor­taciones colombianas será “mucho menor” que el crecimiento previs­to de las exportaciones israelíes. Según el mismo estudio, se proyecta “un crecimiento del 2%, equivalente a un poco más de USD 1 mi­llón.”.[2]

Con respecto a la agricultura, el Ministerio de Comercio ha prometido beneficios para el sector cafetero, el segundo rubro de exportaciones colombianas a Israel, con el 2,7% en el 2012. Sin embargo, el Estudio conjunto reconoce que dicho producto ya “tiene 0% arancel cuando entra a Israel”[3] y por lo tanto no se vería afectado por el TLC.

hermes900

Uno de los ítems más cuestionables en este TLC es el aumento de las importaciones de armas y equipo militar. Aunque el Ministerio de Comercio ha querido ocultarlo, sus mismos documentos confirman que las importaciones de Israel a Colombia se enfocan en el sector militar (el 49,6% del total en 2010) y que éste será el que va a crecer con mayor facilidad como producto del TLC.[4] En un momento en que se está negociando el fin del conflicto armado con las FARC y eventualmente con el ELN, Colombia no necesita más armamentos, sobre todo armas “probabas sobre el terreno” contra la población civil palestina. Los gastos militares se deben re-direccionar hacia la educación, la salud, al apoyo real de la población rural, hacia la consolidación y el fortalecimiento de un mercado interno autónomo y a garantizar otros derechos fundamentales.

Y si estas no son razones suficientes, el TLC con Israel constituiría un apoyo económico a su larga ocupación de los territorios palestinos y otras violaciones a los derechos humanos de la población palestina. De las 312 empresas israelíes que exportaron sus productos a Colombia entre agosto de 2014 y agosto de 2015, al menos cinco tienen sus sedes en territorios ocupados ilegalmente por Israel desde 1967.[5] Asimismo, muchas otras empresas israelíes domiciliadas dentro de las fronteras del Estado de Israel tienen presencia en los territorios ocupados, sin que esto se reconozca públicamente, o se lucran de la ocupación de otra forma. Dicha ocupación, y concretamente el uso de los territorios ocupados para lucrarse, es completamente ilegal según el derecho internacional.

Por todas estas razones, como pueblo afectado por la oprobiosa guerra interna, la expoliación de los recursos nacionales y la creciente militarización de nuestros campos y ciudades, y en solidaridad con el pueblo palestino, víctima de similares problemáticas propiciadas por el Estado de Israel, nos oponemos al TLC entre Colombia e Israel.

no al tlc

[1] Ministerio de Comercio, Industria y Turismo. Estudio sobre el comercio con Israel. 3 de abril de 2013, p. 2.

[2] Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia y Ministerio de Industria, Comercio y Trabajo de Israel. Israel – Colombia Joint Study on the Feasibility of an FTA. Diciembre de 2011. P. 12.

[3] Ibíd.

[4] BDS Colombia, 2014, TLC Colombia-Israel. Malo para el pueblo colombiano, malo para el pueblo palestino. Bogotá.

  1. 9. Basado en información del Israel – Colombia Joint Study on the Feasibility of an FTA.

[5] DIAN. Declaraciones de Importación de agosto 2014 a agosto 2015. Tomado de su página web.

Documento relacionado:
TLC Colombia-Israel, malo para el pueblo colombiano, malo para el pueblo palestino

portada


A %d blogueros les gusta esto: