Archive for 22 febrero 2016

ABC TLC Colombia-Israel

TLC con Israel: malo para los pueblos colombiano y palestino.

no-al-tlc

El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Israel y Colombia se firmó en septiembre 2013. Si se ratifica, tendrá impactos negativos para la economía y los derechos humanos, tanto en Colombia como en Palestina ocupada.

 

¿Por qué este Tratado es nocivo para Colombia?

 Exportaciones colombianas a Israel: carbón y poco más.

  • En el 2012, el 94,3% de las exportaciones colombianas a Israel correspondieron al carbón; el siguiente rubro fue el café, con el 2,7%. Es decir, nuestras exportaciones a Israel son altamente concentradas y el 97% son productos básicos con poco valor agregado.
  • Según un estudio redactado por los dos gobiernos, el crecimiento de las exportaciones colombianas será “mucho menor” que el crecimiento de las exportaciones israelíes; se proyecta “un crecimiento del 2%, equivalente a un poco más de 1 millón USD”.

Importaciones israelíes a Colombia: ¿más armas para un país que va hacia la paz?

  • Según documentos del Ministerio de Comercio, el valor total de los rubros militares en las importaciones desde Israel fue de USD 133,2 millones en el 2010, el 49.6% del total.
  • Según un estudio realizado por el gobierno colombiano, dos de los tres rubros de las importaciones israelíes para las cuales se proyectan el aumento más importante serán “aeronaves” (principalmente militares) y “armas” (un aumento del de 28.7%).
  • En un momento en que se está negociando el fin del conflicto armado con la guerrilla de las FARC, Colombia no necesita más armamento, sobre todo armas ya “probadas sobre el terreno” contra la población civil palestina.

La agricultura colombiana y el TLC

  • No hay razones para creer que la agricultura colombiana se podría ver beneficiada por el TLC con Israel. El café, nuestra principal exportación agrícola a Israel, ya goza de 0% de arancel cuando entra a ese país.
  • En el 2014, Israel ya suplía el 95% de sus necesidades agrícolas. Según el Ministerio de Agricultura de Israel, el país ya es totalmente autosuficiente en la producción de frutas, verduras, avicultura y huevos.
  • En el 2014 los subsidios representaban el 17% de los ingresos brutos de los productores agrícolas israelíes; esto les da una fuerte ventaja frente a los productos agrícolas colombianos que se podrían exportar a Israel.

Impacto sobre la industria colombiana: oportunidades para Israel, desventajas para Colombia

  • Habrá muy poca posibilidad de que los productos industriales colombianos compitan en el mercado israelí. Estos productos tendrían que competir contra los vendedores de todo el mundo que comercializan sus productos en Israel. Los principales países de origen de estos son los grandes poderes económicos Estados Unidos, China, Alemania, Bélgica/Luxemburgo y Suiza.

Mayor inversión israelí en Colombia, sin ningún beneficio para el país

  • Frente a la gran desigualdad entre las dos economías, es probable que la inversión directa colombiana en Israel se mantendrá cerca del 0,0% en el que está actualmente, mientras que la inversión israelí podrá aumentar gracias al TLC.
  • No hay ningún indicio de que las inversiones israelíes en Colombia impulsarían mayor crecimiento ni nuevos empleos.
  • Este TLC no prohíbe patentar las plantas o los procedimientos biológicos, algo que el gobierno israelí ya ha hecho.

Trato nacional y nación más favorecida: más limitaciones a la política económica colombiana

 

  • El Tratado incluye las mismas cláusulas polémicas de trato nacional y nación más favorecida que se incluyeron en el TLC Colombia-EEUU.

La contratación pública: normas rígidas para Colombia y flexibles para Israel

  • El Tratado prohíbe favorecer a entidades nacionales en las licitaciones públicas. Sin embargo, hay una excepción importante para las contrataciones públicas israelíes. Israel podrá exigir “la incorporación limitada de contenido nacional, la contratación compenzada [sic] o la transferencia de tecnología” a las empresas extranjeras, sin exigir lo mismo a sus empresas nacionales. El Tratado no contiene ninguna excepción equivalente para la contratación pública colombiana.

 

Servicios: más acceso para Israel

  • Existen varias discrepancias entre los compromisos de cada país en cuanto a la apertura de su mercado de servicios. Por ejemplo, el TLC exige explícitamente la apertura del sector educativo colombiano a la inversión israelí, lo cual podría profundizar la privatización de la educación colombiana. En cambio, no hay ninguna referencia a la apertura de la educación israelí a la inversión extranjera.
  • Las telecomunicaciones son uno de los sectores fuertes de la economía israelí. El TLC prohíbe cualquier limitación a la participación israelí en el mercado colombiano de telecomunicaciones, mientras que impide que empresas colombianas tengan la misma participación en el mercado israelí. Establece límites a la participación de extranjeros (o sea, colombianos) en las juntas directivas de empresas israelíes de telecomunicaciones y límites a la inversión extranjera en dichas empresas.

Solución de controversias: los “derechos” de los inversionistas por encima de todo

  • El tratado establece procedimientos para la solución de disputas entre los Estados partes y disputas entre una empresa privada y un Estado parte. En ambos casos, juegan un papel clave los tribunales de arbitraje, bajo normas que garantizan los derechos de los inversionistas a costas de los derechos fundamentales de las y los ciudadanos.
  • Empresas israelíes ya han demandado las políticas estatales de tres países bajo tratados de libre comercio. En su caso contra la República de Georgia, por “expropiar” (cancelar) una concesión petrolera, los inversionistas israelíes lograron que el tribunal de arbitraje dictara sentencia a su favor y el Estado tuvo que pagarles una cuantiosa indemnización.

 

¿Por qué este tratado viola los derechos del pueblo palestino?

 

El TLC legitimaría las violaciones del derecho internacional de parte de Israel

  • Durante su historia, Israel sistemáticamente ha ignorado las resoluciones que la ONU promueve para la defensa del pueblo palestino.
  • El Tratado define el territorio de Israel como “el territorio donde se aplican sus normas arancelarias”. Esto implica que a diferencia del TLC Israel-Unión Europea, las reducciones arancelarias se aplicarían tanto dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas como en los territorios palestinos ocupados desde 1967. Como tal, el TLC efectivamente legitima la ocupación de estos territorios, catalogada como ilegal por las Naciones Unidas y la Unión Europea.
  • El Tratado impulsaría los asentamientos israelíes y el uso de los territorios ocupados para lucrarse. De las 312 empresas israelíes que exportaron sus productos a Colombia entre agosto de 2014 y agosto de 2015, al menos cinco tienen sus sedes en Cisjordania ocupada. Asimismo, muchas otras empresas israelíes domiciliadas dentro de las fronteras del Estado de Israel tienen presencia en los territorios ocupados o se lucran de la ocupación de otra forma. El TLC no incluye ningún mecanismo para prohibir las exportaciones desde las colonias israelíes.

Israel unilateralmente baja los aranceles que recibe la Autoridad Palestina

 

  • Se aplican las normas arancelarias del Estado de Israel en los territorios ocupados de Palestina. Por lo tanto, a través de sus tratados de libre comercio, Israel puede unilateralmente bajar los aranceles que recibe la Autoridad Palestina.
  • Mientras las empresas israelíes se benefician de una correspondiente reducción en las aranceles del país con que se firma el tratado, las exportadoras palestinas no reciben ningún beneficio.

 

Ratificar el TLC es un error social y humanitario

 

Al ratificar este acuerdo no solo se verá perjudicado el pueblo colombiano sino que también lo será el pueblo palestino. La riqueza producida por sus ventas permite al gobierno de Israel mantener la ocupación sobre el territorio palestino; mientras que es justamente gracias a dicha ocupación que se mantienen muchas de las empresas que exportan a Colombia, no solo por los beneficios de tener un mercado controlado sino además por el hecho de que varias de ellas están dentro de los territorios ocupados.

De la entereza con la que el pueblo colombiano y sus legisladores respondan a esta amenaza a nuestra integridad económica y ética depende que detengamos este tratado de libre comercio, y de nuestro conocimiento de las realidades de estos países depende que no solo lo hagamos por el bienestar material sino por la justicia de reconocer en los palestinos un pueblo que merece ser tratado con el respeto y la dignidad que todos los pueblos del mundo deben tener.

 

Nuestro informe completo sobre el TLC Colombia e Israel lo pueden encontrar siguiendo este link: https://issuu.com/boicotaisraelencolombia/docs/2.0

Victoria de la Campaña BDS Colombia sobre la empresa G4S

victoriaG4S es una empresa de seguridad británica que proporciona equipos y servicios a las cárceles israelíes para detener a prisionero/as palestinos, muchos sin ningún tipo de proceso judicial. Lo más grave de esta situación son las detenciones a niñas y niños que conducen a las cárceles administradas por G4S. Según la organización Defence for children, al final de enero de 2014 un total de 183 niños y niñas palestinas fueron encarceladas y procesadas en el sistema penal militar de Israel.

G4S está presente en los asentamientos ilegales del Estado de Israel dentro de territorio palestino. Sus guardias operan en varias bases militares de ocupación y sus miembros prestan entrenamiento a la policía del Estado de Israel. La población palestina debe enfrentar en su territorio cientos de puestos de control israelíes militarizados (Checkpoints) para ir a trabajar, al médico, a sus sitios sagrados o a visitar a la familia. Ahí también está G4S. Por todo lo mencionado, el movimiento boicot, desinversiones y sanciones a Israel – BDS ha llamado al boicot contra G4S.

Una de las empresas que usa el servicio de seguridad G4S es la emblemática cadena de restaurantes de Colombia Crepes & Waffles. Según la revista La Barra, “su principal función social es brindarle oportunidades de trabajo a quienes se les dificulta vincularse al mercado laboral por cuestiones de exclusión, raza, educación u otros factores propios de nuestra sociedad”. Teniendo en cuenta la política social de la empresa, BDS Colombia entró en comunicación con Crepes & Waffles solicitándole que se solidarice con el pueblo palestino terminando sus contratos con G4S.

Junto con esta solicitud la Campaña BDS propuso a clientes del restaurante firmar una petición y entregarla en la administración de varias de sus sedes o sumándose a la campaña creada a través de Change.org. Esta petición, que recibió más de 1.400 firmas, planteaba a Crepes & Waffles suspender el contrato con G4S por ser una empresa que contradice la ética de la cadena de restaurantes y la de cada consumidor (a) de dicho negocio.

IMG_8620

Crepes & Waffles escuchó también a la empresa G4S y tras encontrar un mejor proveedor para sus servicios decidió terminar su relación contractual. Según sus administradores, sus razones atienden a necesidades empresariales y no a nuestra petición.

G4S enfrenta el término de un contrato con una importante empresa en Colombia y la Campaña BDS considera que este ha sido resultado del rechazo que generan sus acciones represivas en Palestina. Esto se suma a una larga serie de victorias internacionales contra empresas como Veolia y Orange, así como victorias en el ámbito del boicot cultural y universitario.

Esta victoria es de todas las personas que se solidarizaron, firmaron e hicieron saber su descontento a la cadena de restaurantes, imponiendo así una sanción a G4S por ser parte de la ocupación y el apartheid en Palestina y demostrando a las demás empresas que no pueden sacar provecho impunemente de la ocupación y la colonización.

Gracias a todos y todas.

Que viva Palestina Libre.

Concejo de las Organizaciones de Derechos Humanos Palestinas se pronuncia Sobre el Movimiento BDS.

Traducido por: Reda Mustafa Yusef

downloadPor décadas, Israel ha fallado en sus responsabilidades como potencia ocupante. En lugar de ello, ha afianzado su régimen de colonización y discriminación. Las violaciones de los derechos humanos han llegado a ser crímenes internacionales, incluyendo muertes ilegales, tortura, transferencias forzosas y otras formas de castigos colectivos que llegaron a ser una norma. En vez de asumir sus responsabilidades bajo las leyes, los países de la comunidad internacional no han tomado medidas responsables y han hecho la vista gorda a lo que pasaba.

A pesar de que gobiernos e instituciones regionales e internacionales, como las Naciones Unidas y la Unión Europea, siguen careciendo de la voluntad política para exigir a Israel que asuma sus responsabilidades, el movimiento de Boicot Desinversiones y sanciones (BDS), ha crecido para ofrecer una alternativa contra narrativa no violenta y para lograr el ejercicio de la libertad, dignidad y justicia para los palestinos.

El llamado del BDS en el 2005, promovido por la sociedad civil Palestina, y el actual Comité Nacional de BDS, que representará el movimiento global, afirma que el BDS es un movimiento inclusivo y rechaza toda forma de racismo y discriminación y no acusa a ninguna persona o institución basándose en su respectiva entidad. En cambio el movimiento denuncia la ocupación y opresión de los israelíes sobre los palestinos, así como a su vez denuncia a las corporaciones e Instituciones que ayudan y se lucran de la negación de los derechos a los palestinos .

En la medida que crece la influencia del BDS, así mismo lo hacen los esfuerzos hechos por Israel, y sus grupos de presión y seguidores, para satanizar y criminalizar el movimiento. Muchos intentos se han hecho para asociar este movimiento no violento con la discriminación y el antisemitismo. Semejantes reclamos no solo no tienen fundamento, sino que además de forma injusta pisotean entre otros los derechos a la libertad de expresión y protesta. Por eso, se ha vuelto imperativo para el Concejo de las Organizaciones de Derechos Humanos de los Palestinos (CODHP) ,reiterar la Universalidad de estos derechos humanos. CODHP afirma el derecho de todos los individuos a participar en acciones de boicot, desinversiones y sanciones así como a llamar a Estados y empresas para asumir sus responsabilidades legales.

El Derecho al BDS:

La ley Internacional de derechos humanos apoya el derecho a convocar y participar en acciones de BDS. El convenio internacional sobre derechos civiles y políticos (CIDCP), afirma el derecho a mantener opiniones sin interferencias y a la libertad de expresión1. Estos derechos están interrelacionados y son la base otros derechos, incluyendo los derechos de agrupación y asociación2. De acuerdo con el Comité de los Derechos Humanos la opinión no puede ser criminalizada. Aunque la libertad de expresión pueda ser sujeta a ciertas restricciones, el llamado del BDS no cae en la estrecha limitación trazada por el CIDCP. De hecho, según el relator especial de la ONU para la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión “la participación en un boicot es una forma de expresión pacífica, legítima e internacionalmente aceptada”3.

El Concejo de las Organizaciones de Derechos Humanos de los Palestinos le recuerda a los Estados, incluyendo a sus legisladores, que muchos miembros de la comunidad internacional han tenido experiencias con medidas de boicot, desinversiones y sanciones en el desarrollo de sus propias sistemas políticos y han participado también en semejantes medidas a través las Naciones Unidas . Las acciones de BDS contra la discriminación en Sudáfrica es uno de los casos más memorables y prominentes .

El Concejo de las Organizaciones de Derechos Humanos de los Palestinos afirma que los ataques represivos contra este movimiento y las tentativas de criminalizar al BDS son similares en naturaleza a violaciones contra los defensores de los derechos humanos en todo el mundo. Estos ataques apuntan, la mayoría de las veces, a coartar la libre expresión y deslegitimar las acciones tan solo para distraer la atención de las reales situaciones de abuso4.

La Responsabilidad del Estado:

Siguiendo el reporte de la comisión europea sobre el “Origen de las mercancías de los territorios ocupados por Israel desde 1967”5 en Noviembre de 2015, el Concejo de las Organizaciones de Derechos Humanos de los Palestinos se manifestó saludando la iniciativa de etiquetar productos de los asentamientos, pero afirmando que esto no era suficiente6. Una vez más afirmamos que ni el etiquetado de los productos por parte de los Estados ni la presencia de acciones de boicot iniciada por sociedades civiles, absuelve a los Estados de sus obligaciones legales de prohibir que productos de los asentamientos israelíes entren a sus mercados.

Bajo el derecho internacional, y tal como lo afirmó en 2004 una opinión pedida por el la Corte Internacional de Justicia, en los casos en que se infrinjan normas internacionales todos los Estados están obligados a reconocer la situación como ilegal y abstenerse de prestar cualquier ayuda o asistencia para mantener la ilegalidad y cooperar activamente para acabar con las violaciones.

Si los Estados no aplican estas y otras medidas bajo leyes internacionales que garanticen vigilar la responsabilidad de Israel en la violación de derechos humanos de los palestinos, no deberían entonces sorprenderse de que la sociedad civil de sus países si tome acciones pacíficas y legales para poner fin a la impunidad. En esa misma línea los Estados no pueden prohibir o tratar de limitar la acción de la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos que inicien medidas de BDS contra Israel o contra las corporaciones e instituciones que están implicadas en la negación de los derechos humanos a los Palestinos. Está también dentro de la libertad de las corporaciones e instituciones el elegir deshacerse de las actividades que les comprometen con la ocupación y de participar dentro de acciones del movimiento BDS.

El Concejo de las Organizaciones de Derechos Humanos de los Palestinos pide a la comunidad internacional asumir sus responsabilidades imparcialmente, lo que incluye el defender a individuos y grupos involucrados en la campaña del BDS, responsabilizar a Israel por sus violaciones de los derechos humanos, así como la violación de las leyes y el derecho internacional humanitario. El Concejo de las Organizaciones de Derechos Humanos de los Palestinos llama además a las organizaciones internacionales de derechos humanos a apoyar el derecho a iniciar boicots desinversiones y sanciones contra cualquier Estado, corporación o entidad que este violando la ley internacional.

………………………………………………………….

El artículo original puede consultarse en: http://www.addameer.org/news/palestinian-human-rights-organizations-council-phroc-statement-bds-movement

……………………………………………………..

1Artículo 19 del convenio.

2 Comité de Derechos Humanos, comentario general No. 34, Artículo 19: Libertad de opinión y expresión, 12 de Septiembre 2011

3Pronunciamiento del relator especial de la ONU para la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión tras el final de su visita a Israel y los territorios ocupados palestinos el 18 de diciembre del 2011. http://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=11727&LangID=E

4 La antigua relatora en la situación de los defensores de derechos humanos, Margaret Sekaggya, apunta sobre la esquematización asociadas a los defensores de derechos humanos que: “La creciente caracterización de los defensores de derechos humanos como “terroristas”, “enemigos del Estado”, o “contendores políticos” por las autoridades del Estado, o los medios decomunicación manejados por este, es una tendencia que preocupa particularmente, en la medida que es usada regularmente para deslegitimar el trabajo de los defensores e incrementar su vulnerabilidad. La relatora especial expresa su seria preocupación con este fenómeno, en la medida que contribuye a la percepción que los defensores de derechos humanos son legitimos blancos de abuso por parte de actores estatales o no estatales”. Esta declaración se puede consultar en: http://www2.ohchr.org/english/issues/defenders/docs/A.HRC.13.22.pdf