G4S al servicio de la tortura y el genocidio en Palestina

Randa Wahbe, miembro de la ADDAMER – Asociación Defensora de los Derechos de los Prisioneros Palestinos, visitó la ciudad de Bogotá en el marco del Seminario internacional sobre Delito Político y Situación de los Presos políticos en Colombia, realizado en Bogotá el 15 de octubre. Junto con su participación en dicho evento y en las jornadas de reconocimiento de la situación carcelaria en Colombia, compartió con BDS en Colombia el 16 de octubre en las instalaciones de Sinaltrainal, una charla sobre Resistencia y Prisión Política en Palestina.

Durante su intervención fue enfática en señalar la responsabilidad de G4S en la violación a los Derechos Humanos de la población palestina, describiendo los vejámenes a los que son expuestas las personas privadas de su libertad en cárceles vigiladas gracias a la tecnología de G4S. En primer lugar, describió las figuras jurídicas usadas para la detención arbitraria y masiva de la población palestina: la detención administrativa y la aplicación del derecho militar. Aunque el número de personas bajo detención administrativa había disminuido, durante los operativos militares de los últimos tres meses, pasaron de 250 a 500 personas detenidas.

Se ha usado una figura que se llama la detención administrativa. Es una figura de detención sin acusación con evidencias secretas y no tiene fecha de prescripción (…)  Son detenciones por tiempo indefinido, con pruebas secretas. Son miles los palestinos procesados por esa medida especial (…) las condenas van de 3 a 6 meses, pero son renovables el número de veces que quieran, el juez sólo tiene un resumen de pruebas secretas, eso significa que no hay examen a fondo de ninguno de estos casos y que estas cortes son una farsa y se puede ver en esa situación la complicidad entre los servicios de inteligencia, los jueces y las cortes mismas. (…) Muchísimas veces el mismo día que se acaba la detención y van a ser liberados se les renueva la detención, lo que tiene un impacto muy fuerte para las familias.

Esta figura se aplica, por ejemplo, contra defensores de derechos humanos por denunciar, solidarizarse o apoyar a la población en sus acciones de resistencia. Y como medida de aprensión se ejecuta en las peores circunstancias.

Lo arrestaron tapándole los ojos amarrándole las manos y le quitaron el derecho de volver a ver su familia para despedirse, pues los miembros de las autoridades le dijeron: “no va a volver a ver a su familia nunca”.

Con frecuencia las fuerzas de ocupación realizan los arrestos en la noche y durante 72 horas incomunican a los presos y los hacen víctima de duras jornadas de tortura.

Los presos son amarrados a una silla, colgados, les queman con cigarrillos. Además de la tortura física está la psicológica, más dañina a largo plazo especialmente en el caso de niños que viven estos hechos, en un ámbito militar los exponen a la insolación, al aislamiento en celdas de 2 x 2 en las cuales les ponen luz durante 24 horas o los dejan sin luz durante 24 horas. O los exponen al aire acondicionado a todo volumen. Estas torturas no buscan sólo conseguir información, buscan romper a las personas desde adentro.

En 73 casos, entre ellos el de un defensor llamado Arafad, los presos han sido torturados hasta la muerte:

Siete días después fue encontrado muerto en su celda, murió por la tortura, en la autopsia se encontraron marcas de golpes, hemorragias. A pesar de las evidencias, el estado israelí no reconoció el hecho ni realizó una investigación independiente.

En la mayoría de centros de detención y cárcel opera G4S y todos están en el estado de Israel. Randa señala, que el traslado carcelario es una práctica que se desarrolla tanto en Colombia como en Palestina, para aumentar el aislamiento.

Hemos podido ver estos días que es la misma situación que se vive en Colombia cuando trasladan a los presos políticos al otro lado del país para que las familias no puedan visitarlos. Los presos políticos palestinos viven algo similar, pero las familias además de pedir permisos para entrar a la cárcel, que se pueden negar con muchas evasivas, piden un permiso para entrar a Israel, algo un poco parecido a una visa, y vemos que es una estrategia directa de aislamiento.

foto Randa

Randa Wahbe en el evento en Bogotá.

 

Randa hizo una pequeña reseña de lo que ocurrió después del 12 de junio en Palestina durante el proceso de castigo colectivo iniciado bajo la justificación de la aparición, en Hebrón, de tres colonos israelíes muertos y las consecuencias que este proceso tuvo en la situación carcelaria.

…Por primera vez en diez años se acercaron los operativos al mismo centro de Ramala, apenas a unos pasos de los oficinas de la sede la autoridad palestina con quien se está negociando. A unos pasos de la sede estaban haciendo arrestos. 1200 presos políticos palestinos, una de las cifras más altas de los últimos años. En el verano pasado habían alrededor de 5000 presos políticos palestinos y se incrementó a 6200 después de esa fecha. Durante estas incursiones en muchos caseríos, pueblos, se tomaron las escuelas, los centros comunitarios. En la madrugada ponían a los hombres en la plaza central del pueblo para interrogatorios y luego para arrestos, lo que explica el aumento drástico de la cifra de personas arrestadas durante ese periodo.

G4S-2013-3Junto con la arbitraria forma de encarcelamiento y las torturas y tratos crueles e inhumanos a los que son expuestos los individuos y comunidades, se suma la arbitrariedad en los procesos de juzgamiento.

Es difícil de describir porque no corresponden a ningún estándar, o criterio que pueda garantizar el debido proceso. Son estructuras temporales en las cuales todos los actores son militares, el fiscal es un militar, el juez es un militar, la seguridad masiva del lugar está compuesta por militares que intimidan. Hasta quien hace la traducción del hebreo al árabe es militar. El traductor no traduce todo sino lo que le parece y tampoco es que tome en serio lo que hace, se va a almorzar, está en su facebook, interroga sus ideas: “ah usted tendría que aceptar los cargos, usted es un terrorista, hágale caso a lo que dice el juez y acepte los cargos”. Adentro de la corte los llevan de a tres esposados, a veces los unos a los otros, de pies y manos. En general, el abogado no tuvo tiempo de encontrarse con el preso antes, sólo tuvo unos minutos al inicio de la audiencia para enterarse de la situación del arresto, cuándo fue, y cuáles fueron las circunstancias.

Randa expone que en el 90% de los casos, la gente que es procesada por estas cortes es declarada culpable y que esto ocurre a través de la segunda figura de detención que depende de la ejecución de leyes militares creadas desde el 67 durante la ocupación, y que son leyes específicas para el pueblo palestino.

Esas leyes tienen que ver con todos los aspectos de la vida, culturales, sociales, incluso económicos. Por ejemplo, en los 70s era prohibido tener los colores de la bandera palestina o tener afuera la bandera palestina. Estaba prohibido hacer cualquier graffiti contra la ocupación israelí o a favor de la resistencia palestina. Todavía en este momento está prohibida cualquier tipo de actividad política, el conjunto de los partidos políticos son ilegales por definición, cualquier colectivo puede ser una organización declarada ilegal. En este momento ir a una marcha en Cisjordania es un acto ilegal aun cuando esto este en contra de su propia lógica porque el territorio de Cisjordania está en el territorio bajo el control de la autoridad palestina (…) Estas cortes han sido utilizadas para cualquier tipo de crímenes civiles como por ejemplo procesara a la gente en la corte militar por una infracción básica a normas de tránsito entre dos ciudades palestinas en la misma Cisjordania. También se ha convertido en un mecanismo de explotación económica de la población palestina por el nivel altísimo de las multas a las personas procesadas por estas cortes (…) Podemos ver que estas cortes no sólo han sido usadas como una forma de procesar a la gente con el objetivo de disminuir la resistencia sino como una forma de pauperización y disminución económica del pueblo palestino.

Junto con la ruptura de la resistencia y la pauperización de la población el sistema carcelario y de justicia tiene como objetivo la ruptura del tejido social de la población palestina.

… un muchacho que tiene como 14 años y medio y que ha sido arrestado mas de doce veces con casa por cárcel o directamente en la cárcel. Esta situación se está generalizando más y se trata de un proceso de puertas rotativas, uno entra y sale, entra y sale de la cárcel.  Este es un chico de un barrio de Israel que se llama Cigua en donde el ejército israelí está tratando de obtener el control territorial con el objetivo de hacer una colonia. Todas las casas tienen orden de demolición y la gente está en espera de la destrucción de sus casas y de ser desplazados masivamente de su barrio. Él ha sido arrestado por tres días, por tres semanas, por un mes, a veces por más lo arrestan por andar en marchas, por andar con actitud rebelde por las calles. La ultima ve el juez le dio una fianza muy alta no podrá ver más a su familia, no podrá ir más a la escuela, y entonces que deje de hacer esto y ya no vaya a las marchas. En esa situación en donde ese niño va a tener su casa destruida, va a ser desplazado, es un mecanismos de coerción para impedirle luchar por sus propios derechos humanos. (…) Lo que estamos viendo ahora es que muchos casos en Jerusalén una de las condiciones de libertad que ponen a los niños es seguir encarcelados en sus casas. (…) Esto tiene un impacto psicológico y social muy fuerte porque en vez de que sean los israelíes sus guardias, sus padres, sus familias se vuelven la guardia de su cárcel y es un método para crear fisuras en el tejido social de las familias palestinas.

Durante el último verano 700 niños fueron arrestados, puestos bajo cortes militares, interrogados y torturados, Randa reconoció que estos métodos buscan instrumentalizar a los niños contra el activismo político.

En muchos pueblos donde hay un comité de lucha popular muy fuerte, donde hay mucha resistencia contra la colonia, donde hay mucha resistencia contra la ocupación israelí van primero contra los niños porque saben que pueden obtener información de los niños de quiénes son los que organizan las marchas, de quiénes son los que están involucrados y así utilizar los testimonios de los niños en procesos de judicialización contra los organizadores de las marchas.

Randa finalizó su intervención reiterando que “todo lo que hacen en los centros de detención lo están haciendo con equipos de G4S” e invitando a las asistentes a sumarse a la Campaña por el Boicot las Desinversiones y las Sanciones a Israel en Colombia. Puesto que “es fundamental la solidaridad y el apoyo a la lucha del pueblo palestino contra las empresas cómplices del sistema carcelario”.

 

Para más sobre G4S, también ver:

G4S: Cómplice de la represión israelí en Palestina

Llamado a la acción contra G4S

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: