Archive for 30 diciembre 2014

G4S al servicio de la tortura y el genocidio en Palestina

Randa Wahbe, miembro de la ADDAMER – Asociación Defensora de los Derechos de los Prisioneros Palestinos, visitó la ciudad de Bogotá en el marco del Seminario internacional sobre Delito Político y Situación de los Presos políticos en Colombia, realizado en Bogotá el 15 de octubre. Junto con su participación en dicho evento y en las jornadas de reconocimiento de la situación carcelaria en Colombia, compartió con BDS en Colombia el 16 de octubre en las instalaciones de Sinaltrainal, una charla sobre Resistencia y Prisión Política en Palestina.

Durante su intervención fue enfática en señalar la responsabilidad de G4S en la violación a los Derechos Humanos de la población palestina, describiendo los vejámenes a los que son expuestas las personas privadas de su libertad en cárceles vigiladas gracias a la tecnología de G4S. En primer lugar, describió las figuras jurídicas usadas para la detención arbitraria y masiva de la población palestina: la detención administrativa y la aplicación del derecho militar. Aunque el número de personas bajo detención administrativa había disminuido, durante los operativos militares de los últimos tres meses, pasaron de 250 a 500 personas detenidas.

Se ha usado una figura que se llama la detención administrativa. Es una figura de detención sin acusación con evidencias secretas y no tiene fecha de prescripción (…)  Son detenciones por tiempo indefinido, con pruebas secretas. Son miles los palestinos procesados por esa medida especial (…) las condenas van de 3 a 6 meses, pero son renovables el número de veces que quieran, el juez sólo tiene un resumen de pruebas secretas, eso significa que no hay examen a fondo de ninguno de estos casos y que estas cortes son una farsa y se puede ver en esa situación la complicidad entre los servicios de inteligencia, los jueces y las cortes mismas. (…) Muchísimas veces el mismo día que se acaba la detención y van a ser liberados se les renueva la detención, lo que tiene un impacto muy fuerte para las familias.

Esta figura se aplica, por ejemplo, contra defensores de derechos humanos por denunciar, solidarizarse o apoyar a la población en sus acciones de resistencia. Y como medida de aprensión se ejecuta en las peores circunstancias.

Lo arrestaron tapándole los ojos amarrándole las manos y le quitaron el derecho de volver a ver su familia para despedirse, pues los miembros de las autoridades le dijeron: “no va a volver a ver a su familia nunca”.

Con frecuencia las fuerzas de ocupación realizan los arrestos en la noche y durante 72 horas incomunican a los presos y los hacen víctima de duras jornadas de tortura.

Los presos son amarrados a una silla, colgados, les queman con cigarrillos. Además de la tortura física está la psicológica, más dañina a largo plazo especialmente en el caso de niños que viven estos hechos, en un ámbito militar los exponen a la insolación, al aislamiento en celdas de 2 x 2 en las cuales les ponen luz durante 24 horas o los dejan sin luz durante 24 horas. O los exponen al aire acondicionado a todo volumen. Estas torturas no buscan sólo conseguir información, buscan romper a las personas desde adentro.

En 73 casos, entre ellos el de un defensor llamado Arafad, los presos han sido torturados hasta la muerte:

Siete días después fue encontrado muerto en su celda, murió por la tortura, en la autopsia se encontraron marcas de golpes, hemorragias. A pesar de las evidencias, el estado israelí no reconoció el hecho ni realizó una investigación independiente.

En la mayoría de centros de detención y cárcel opera G4S y todos están en el estado de Israel. Randa señala, que el traslado carcelario es una práctica que se desarrolla tanto en Colombia como en Palestina, para aumentar el aislamiento.

Hemos podido ver estos días que es la misma situación que se vive en Colombia cuando trasladan a los presos políticos al otro lado del país para que las familias no puedan visitarlos. Los presos políticos palestinos viven algo similar, pero las familias además de pedir permisos para entrar a la cárcel, que se pueden negar con muchas evasivas, piden un permiso para entrar a Israel, algo un poco parecido a una visa, y vemos que es una estrategia directa de aislamiento.

foto Randa

Randa Wahbe en el evento en Bogotá.

 

Randa hizo una pequeña reseña de lo que ocurrió después del 12 de junio en Palestina durante el proceso de castigo colectivo iniciado bajo la justificación de la aparición, en Hebrón, de tres colonos israelíes muertos y las consecuencias que este proceso tuvo en la situación carcelaria.

…Por primera vez en diez años se acercaron los operativos al mismo centro de Ramala, apenas a unos pasos de los oficinas de la sede la autoridad palestina con quien se está negociando. A unos pasos de la sede estaban haciendo arrestos. 1200 presos políticos palestinos, una de las cifras más altas de los últimos años. En el verano pasado habían alrededor de 5000 presos políticos palestinos y se incrementó a 6200 después de esa fecha. Durante estas incursiones en muchos caseríos, pueblos, se tomaron las escuelas, los centros comunitarios. En la madrugada ponían a los hombres en la plaza central del pueblo para interrogatorios y luego para arrestos, lo que explica el aumento drástico de la cifra de personas arrestadas durante ese periodo.

G4S-2013-3Junto con la arbitraria forma de encarcelamiento y las torturas y tratos crueles e inhumanos a los que son expuestos los individuos y comunidades, se suma la arbitrariedad en los procesos de juzgamiento.

Es difícil de describir porque no corresponden a ningún estándar, o criterio que pueda garantizar el debido proceso. Son estructuras temporales en las cuales todos los actores son militares, el fiscal es un militar, el juez es un militar, la seguridad masiva del lugar está compuesta por militares que intimidan. Hasta quien hace la traducción del hebreo al árabe es militar. El traductor no traduce todo sino lo que le parece y tampoco es que tome en serio lo que hace, se va a almorzar, está en su facebook, interroga sus ideas: “ah usted tendría que aceptar los cargos, usted es un terrorista, hágale caso a lo que dice el juez y acepte los cargos”. Adentro de la corte los llevan de a tres esposados, a veces los unos a los otros, de pies y manos. En general, el abogado no tuvo tiempo de encontrarse con el preso antes, sólo tuvo unos minutos al inicio de la audiencia para enterarse de la situación del arresto, cuándo fue, y cuáles fueron las circunstancias.

Randa expone que en el 90% de los casos, la gente que es procesada por estas cortes es declarada culpable y que esto ocurre a través de la segunda figura de detención que depende de la ejecución de leyes militares creadas desde el 67 durante la ocupación, y que son leyes específicas para el pueblo palestino.

Esas leyes tienen que ver con todos los aspectos de la vida, culturales, sociales, incluso económicos. Por ejemplo, en los 70s era prohibido tener los colores de la bandera palestina o tener afuera la bandera palestina. Estaba prohibido hacer cualquier graffiti contra la ocupación israelí o a favor de la resistencia palestina. Todavía en este momento está prohibida cualquier tipo de actividad política, el conjunto de los partidos políticos son ilegales por definición, cualquier colectivo puede ser una organización declarada ilegal. En este momento ir a una marcha en Cisjordania es un acto ilegal aun cuando esto este en contra de su propia lógica porque el territorio de Cisjordania está en el territorio bajo el control de la autoridad palestina (…) Estas cortes han sido utilizadas para cualquier tipo de crímenes civiles como por ejemplo procesara a la gente en la corte militar por una infracción básica a normas de tránsito entre dos ciudades palestinas en la misma Cisjordania. También se ha convertido en un mecanismo de explotación económica de la población palestina por el nivel altísimo de las multas a las personas procesadas por estas cortes (…) Podemos ver que estas cortes no sólo han sido usadas como una forma de procesar a la gente con el objetivo de disminuir la resistencia sino como una forma de pauperización y disminución económica del pueblo palestino.

Junto con la ruptura de la resistencia y la pauperización de la población el sistema carcelario y de justicia tiene como objetivo la ruptura del tejido social de la población palestina.

… un muchacho que tiene como 14 años y medio y que ha sido arrestado mas de doce veces con casa por cárcel o directamente en la cárcel. Esta situación se está generalizando más y se trata de un proceso de puertas rotativas, uno entra y sale, entra y sale de la cárcel.  Este es un chico de un barrio de Israel que se llama Cigua en donde el ejército israelí está tratando de obtener el control territorial con el objetivo de hacer una colonia. Todas las casas tienen orden de demolición y la gente está en espera de la destrucción de sus casas y de ser desplazados masivamente de su barrio. Él ha sido arrestado por tres días, por tres semanas, por un mes, a veces por más lo arrestan por andar en marchas, por andar con actitud rebelde por las calles. La ultima ve el juez le dio una fianza muy alta no podrá ver más a su familia, no podrá ir más a la escuela, y entonces que deje de hacer esto y ya no vaya a las marchas. En esa situación en donde ese niño va a tener su casa destruida, va a ser desplazado, es un mecanismos de coerción para impedirle luchar por sus propios derechos humanos. (…) Lo que estamos viendo ahora es que muchos casos en Jerusalén una de las condiciones de libertad que ponen a los niños es seguir encarcelados en sus casas. (…) Esto tiene un impacto psicológico y social muy fuerte porque en vez de que sean los israelíes sus guardias, sus padres, sus familias se vuelven la guardia de su cárcel y es un método para crear fisuras en el tejido social de las familias palestinas.

Durante el último verano 700 niños fueron arrestados, puestos bajo cortes militares, interrogados y torturados, Randa reconoció que estos métodos buscan instrumentalizar a los niños contra el activismo político.

En muchos pueblos donde hay un comité de lucha popular muy fuerte, donde hay mucha resistencia contra la colonia, donde hay mucha resistencia contra la ocupación israelí van primero contra los niños porque saben que pueden obtener información de los niños de quiénes son los que organizan las marchas, de quiénes son los que están involucrados y así utilizar los testimonios de los niños en procesos de judicialización contra los organizadores de las marchas.

Randa finalizó su intervención reiterando que “todo lo que hacen en los centros de detención lo están haciendo con equipos de G4S” e invitando a las asistentes a sumarse a la Campaña por el Boicot las Desinversiones y las Sanciones a Israel en Colombia. Puesto que “es fundamental la solidaridad y el apoyo a la lucha del pueblo palestino contra las empresas cómplices del sistema carcelario”.

 

Para más sobre G4S, también ver:

G4S: Cómplice de la represión israelí en Palestina

Llamado a la acción contra G4S

Caterpillar (CAT): destrozando vidas en Palestina

La ocupación de Israel ha integrado distintas formas de intervención del territorio palestino: la construcción de asentamientos ilegales; la construcción de obstáculos, centros de control, caminos y muros para separar entre sí las comunidades palestinas y controlar a la población; y la destrucción de miles de edificios de vivienda, de comercio y de administración. Esto con el objetivo de castigar y restringir el desarrollo de la población así como de concretar la instalación en el territorio palestino, por parte del estado de Israel. Todas estas acciones requieren el uso de maquinaria pesada importada.

demolición casas
Las máquinas de CAT destruyen viviendas palestinas

 

Caterpillar es una Corporación de Estados Unidos, con sede central en Peoria, Illinois. Caterpillar es reconocida como la fabricante más grande de maquinaria para la construcción y equipos de minería, motores diesel y turbinas industriales de gas en el mundo. Esta empresa vende maquinaria de construcción a empresas privadas y públicas de Israel y distribuye maquinaria al ejército de ese país a través de empresas locales.

El uso de la maquinaria producida por Caterpillar incluye acciones de intervención o concreción de ocupación en el territorio y tareas de estrategia militar, puesto que las máquinas ponen bajo protección a los soldados durante acciones de ataque militar cumpliendo la doctrina de “el riesgo mínimo”. Los bulldozers Caterpillar D9, no tripulados, han sido adaptados por el Ejército israelí, en convenio con CAT, y han sido usados para destruir hogares con sus habitantes adentro, invernaderos y cultivos, atacando los medios de sostenimiento de la población, ingresando durante acciones militares por corredores en medio de viviendas sin dar tiempo a sus moradores para que salgan. El 16 de marzo de 2003, una máquina fue usada contra la norteamericana Rachel Corrie, durante una protesta contra las actividades de las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) en la Franja de Gaza. La internacionalista intentó detener un bulldozer Caterpillar D9 del ejército israelí, que operaba en Rafah, y fue arrollada por la máquina.

construcción de víasLas máquinas de CAT construyen vías para comunicar los asentamientos ilegales en Cisjordania

El “Código de Conducta en los Negocios” de Caterpillar sugiere que sus productos dispongan de lugares donde las personas trabajen con seguridad y vivan saludables y productivas. Como no es el caso de Gaza, algunos accionistas desistieron del negocio, siguiendo una resolución que advierte del perjuicio generado a través de los acuerdos comerciales con Israel. La iglesia presbiteriana de Estados Unidos, la Quaker Friends Fiduciary Corporation (FFC) y la iglesia de Inglaterra han desinvertido todo su capital de Caterpillar. Sin embargo, la dirección de la empresa responde a estas preocupaciones diciendo que no tiene control sobre el uso que sus clientes dan a sus productos. Aunque esa libertad implica el uso del D9 modernizado por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) con blindajes, ametralladoras y hasta lanzagranadas, y el uso de D10, una maquina similar, en acciones directas de incursión en Cisjordania  y Gaza.

CAT en Colombia

El único distribuidor autorizado de la marca Caterpillar en Colombia es General Equipos de Colombia S.A., GECOLSA. La empresa de más grande envergadura del país, nació con el nombre de General Electric de Colombia S.A. en 1927 y vende sus equipos para: Empresas dedicadas a la extracción de minerales como el carbón y el ferroniquel; la apertura de canteras, la perforación, mantenimiento de pozos, bombeo y otras tareas propias de la industria petrolera; empresas madereras que requieren tares de deforestación; construcción de infraestructura estatal e ingeniería militar. La maquinaria producida por CAT también llega a lugares de extracción ilegal, a través de pagos extorsivos bajo el control de grupos armados.

https://i2.wp.com/www.bdsmovement.net/files/2014/07/Screen-Shot-2014-07-25-at-14.14.48-600x337.png

Junto con la maquinaria pesada, CAT produce y distribuye productos de ropa, calzado, accesorios, indumentaria de trabajo y juguetes. Hay dos tiendas concepto CAT en Colombia: una en el Centro Comercial Santa Fe de Bogotá y otra en el Centro Comercial Parque Caracolí en Bucaramanga. Según Alejandro Cruz Gerente General de Forus y LBC (Lifestyle Brands of Colombia SAS compañía distribuidora de la marca) la empresa tiene “expectativas de crecimiento en los próximos 5 años que superan los 600.000 pares” de zapatos.

Sumémonos al boicot contra CAT por apoyar a Israel a través de su aporte tecnológico y poner su maquinaria al servicio de la explotación del territorio colombiano. Impidamos el despliegue de esta empresa y no permitamos la difusión y el posicionamiento de su marca a través de productos como ropa, juguetes e indumentaria. Con nuestras acciones de consumo responsables detenemos el Apartheid en Palestina.

Fuentes:

www.whoprofits.org
www.gecolsa.com.co
http://primiciadiario.com

Boicot a SodaStream: ¡No compres apartheid!

SodaStream es una compañía fabricante y distribuidora de sistemas para la preparación doméstica de refrescos y agua mineral con gas. Por medio de esta técnica (que no requiere baterías ni electricidad), se transforma el agua normal en agua con gas y/o refresco saborizado, en tan solo unos segundos. Está presente en más de 39 países, en los cuales vende directamente o a través de socios distribuidores. Provee cerca de 600 millones de litros de agua carbonatada a más de 8 millones de hogares. Sus productos se encuentran en más de 35.000 puntos de venta (esto incluye tiendas de electrodomésticos, supermercados, tiendas departamentales, tiendas especializadas, tiendas “verdes”, comercializadoras de agua y ventas por catálogos). En Colombia, se encuentra en las tiendas de cadena Makro, La 14, Home Sentry, Easy, Habitat Store y Muebles y Accesorios. En los últimos años, SodaStream ha logrado posicionarse como una de las compañías de bebidas más grandes del mundo. La matriz principal se ubica en Israel y tiene 7 fábricas en Alemania, Israel, Australia, Sudáfrica y China. “Cuenta con 65 patentes y 198 marcas registradas alrededor del mundo”.

Para construir el asentamiento donde SodaStream ubicó su fábrica en Cisjordania, Israel ya había desplazado a Beduinos Jahalin

SodaStream y la relación con el apartheid en Palestina

Según informe de la organización “Coalición de mujeres por la Paz”, un colectivo de mujeres israelíes que se declaran en contra de la ocupación de territorios palestinos por parte del Estado de Israel, son varios los motivos por los cuales la existencia de esta empresa apoya el carácter discriminatorio del pueblo palestino.

Colonización por medio de fábricas

El Estado de Israel ofrece deducción en los impuestos a aquellos empresarios que se decidan por instalar sus negocios en los terrenos ocupados. Inclusive el informe señala que Israel construye parques industriales para luego arrendar a los futuros empresarios.

La instalación de fábricas en territorio palestino no puede verse como un sinónimo de progreso para los territorios ocupados por dos razones principales: la primera, porque todos los impuestos que generan las empresas son entregados a las autoridades israelíes; las autoridades palestinas y en general, el pueblo palestino, no reciben nada. Y la segunda, porque la producción de estas empresas está destinada para la exportación, no para el consumo local. Los productos finalmente terminan en las estanterías de negocios en Europa y Estados Unidos, principalmente.

“Oferta especial del Apartheid: compre una máquina SodaStream y les regalamos la demolición de una vivienda — gratis! * Oferta solo aplica a viviendas palestinas”

 

Condiciones laborales de los trabajadores palestinos

Como las fábricas son instaladas en territorios ocupados, su población no es israelí sino palestina. Estas fábricas utilizan la mano de obra local que, usualmente, no tiene reconocimiento de sus derechos laborales. Los palestinos se ven forzados a solicitar trabajo en estas empresas por la alta tasa de desempleo en la que viven. Estos trabajadores no ganan ni la mitad del salario mínimo establecido en Israel. Por esta y otras razones derivadas de la relación colonial, algunos trabajadores resolvieron entrar en huelga en el 2013, pero, por no tener ningún tipo de garantía laboral, fueron despedidos e ingresados en las bases de datos de las agencias de seguridad de Israel. Una vez ingresados en estas bases de datos, ya no se les entrega permiso para trabajar en otras empresas israelíes.

Lugar de origen de los productos

El problema con los productos producidos por Israel es que no se sabe cuál es el lugar de fabricación de los mismos, puede ser dentro del país o en territorios ocupados. Si el producto procede de un territorio ocupado, a la luz del derecho internacional, obviamente  se consideraría que no fue hecho por el país ocupante. Sin embargo, Israel elude dicha situación escribiendo en todos los productos Made in Israel o en algunas ocasiones, cuando se hace pública alguna denuncia referente a algún producto, lo marcan como realizado en otro lugar del mundo.

La planta principal donde se fabrican los productos Sodastream se encuentra en la zona de Mishor Adumim, un parque industrial que hace parte de la colonia ilegal israelí de Ma’ale Adumim, situada en la Cisjordania palestina ocupada. Es importante recordar que los asentamientos no han cesado de aumentar, incluso durante el supuesto proceso de negociaciones en curso.

Llamado al boicot y primeros logros

La campaña internacional BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones al estado de Israel) en los constantes llamados que realiza para contrarrestar la colonización, el apartheid y la ocupación israelí del territorio palestino, desde hace ya varios años viene convocando al boicot de la multinacional SodaStream. A pesar de que la publicidad de SodaStream insiste en su carácter amigable con el medio ambiente, también es cierto que su manera de operar tiene un lado sombrío que incide en el despojo que sufre el pueblo palestino por parte de Israel. Con operaciones como las que realiza la fábrica de Sodastream, ubicada en un complejo industrial en territorio ocupado, se está contribuyendo a negar cualquier posibilidad para el desarrollo de un Estado palestino viable y contiguo, pues “la colonia de Ma’ale Adumim está construida estratégicamente como un asentamiento que corta el acceso fácil entre Ramallah y Belén, dos importantes ciudades de Cisjordania”.

Scarlett Johansson

“A de Apartheid”: Denuncia de la participación de la actriz Scarlett Johansson en la campaña publicitaria de SodaStream

 

Debido a la presión del BDS Internacional, SodaStream ha anunciado que para finales del 2015 cerrará la fábrica ubicada en Mishor Adumim. Esta decisión fue tomada luego de que diversas tiendas de Europa y Norteamérica decidieron dejar de comercializar sus productos, lo que llevó al desplome de sus acciones.

Según el comunicado de la empresa, queda claro que los intereses de ella no son del todo claros, pues la nueva fábrica, Lehavim, está cerca de Rahat, un municipio en el desierto del Naqab (Negev], donde los palestinos beduinos están siendo transferidos en contra de su voluntad. Sodastream es un beneficiario de este plan y cómplice de la violación de los derechos humanos.

Por estas razones fundamentales, la campaña BDS internacional, considera que “la empresa israelí SodaStream no sólo vende burbujas, sino que también vende mentiras, pillaje, colonialismo y Apartheid (…) Con las máquinas que esta empresa israelí intenta introducir en nuestras casas, nos quiere hacer cómplices de una situación de injusticia manifiesta”.

¡Rechaza los brebajes de ocupación ilegal, injusticia y despojo! NO COMPRES SodaStream y exige a la dirección de la tienda o supermercado donde lo hayas visto que fomenten el consumo responsable y dejen de comercializar productos fabricados en un estado colonial y de Apartheid.

Firme la petición en línea pidiendo a la actriz y vocera de SodaStream, Scarlett Johansson, que deje su vocería de la empresa.

Estado brasileño cancela contrato con empresa militar israelí, también presente en Colombia

El Estado brasileño de Rio Grande do Sul ha cancelado su contrato con la empresa israelí de armas Elbit Systems, destinado a desarrollar un importante centro de investigaciones aeroespaciales con fines militares y comerciales. El conglomerado israelí también ocupa el primer puesto entre los contratistas militares de Colombia.

El gobernador de Rio Grande do Sul, Tarso Genro, reconoció que había encontrado fuerte oposición de parte de la comunidad palestina en Brasil.

Diversos grupos activistas en Brasil habían denunciado el contrato, insistiendo que Rio Grande do Sul no debería colaborar con una empresa que ha instalado tecnología de vigilancia en el muro de Israel en Cisjordania.

Elbit es un proveedor importante de productos militares a países alrededor del mundo. Desde el 2006, la filial estadounidense de Elbit ha suministrado tecnología de vigilancia a Estados Unidos para uso en su frontera con México.

El drone “Hermes 900”: mató a civiles en Gaza, y pronto estará sobrevolando cielos colombianos.

Igualmente vendió vehículos aéreos no tripulados (drones) a Brasil, los cuales se utilizaron para reprimir las protestas en los meses antes de la Copa Mundial de este año.

A principios del presente año, el ejército israelí usó los drones de Elbit durante una oleada de detenciones e incursiones en los territorios palestinos de Cisjordania.

Asimismo probó nuevos modelos de drones en Gaza durante su ataque a la Franja en julio y agosto. Durante el punto álgido del ataque, el valor de las acciones de Elbit aumentaron un 6,1%.

La primera contratista militar en Colombia

Elbit Systems fue el primer contratista militar en Colombia en el 2012, según informa el portal de noticias La Silla Vacía. Entre el 2012 y el primer semestre de 2013, esta empresa israelí contabilizó contratos por un valor de $267.344.119.258 pesos colombianos, gran parte del cual proviene de un acuerdo de venta de una flotilla de drones.

Los drones vendidos a Colombia son del modelo Hermes 900 y Hermes 450, promocionados como “probados en combate” en la página web de la empresa. Dónde se probaron? Según Human Rights Watch, el ejército israelí los utilizó para ataques selectivos y deliberados contra civiles durante el ataque a Gaza en agosto. Su infome comenta que “Los misiles que disparan los drones israelíes son increiblemente precisos. Además de las cámaras de alta resolución y otros sensores en los drones mismos, el misil tiene su propias cámaras … Con estas capacidades visuales, los operadores de los drones debían poder distinguir entre combatientes… y civiles.”

Elbit actualmente tiene contratos con el Ejército, la Armada, y las Fuerzas Aéreas de Colombia; anteriormente, también vendió equipos a la fuerza anti-secuestro “Gaula”. Y no es la única empresa militar israelí operando en Colombia: de los 15 principales contratistas militares en el país, otros dos son de procedencia israelí: Rafael Advanced Defense Systems y Meprolight. Se proyecta que este tipo de importaciones militares aumentará si el congreso colombiano ratifica el TLC Israel-Colombia, ya firmado por los dos Estados.

Cuestionamientos inmediatos

En un principio, el Gobernador Genro insistió en que el proyecto hacía parte de una agenda brasileña para construir su sector de defensa aérea, e incluso declaró que la supuesta complicidad de Elbit en las violaciones israelíes del derecho internacional eran irrelevantes.

Pare el Muro, un grupo palestino, organizó una fuerte campaña contra el acuerdo. Maren Mantovani, activista de Pare el Muro, quien reside en Rio Grande do Sul desde el 2012, comentó a The Electronic Intifada que los países de Latino América y Asia rápidamente se están convirtiendo en clientes importantes de la industria militar israelí.

“Por un lado, Estados Unidos da una cantidad enorme de ayuda militar a Israel. Pero si miras hacia dónde el complejo militar-industrial israelí exporta sus armas, van a la India, Brasil, Colombia, Turquía y Singapur”.

Israel exporta hasta un 80% de su producción de armas. “Ninguna de esas empresas israelíes de defensa, como Elbit, podrían vivir sin sus exportaciones”, enfatizó Mantovani.

Elbit ha instalado tecnología de vigilancia en el Muro de Separación que construyó Israel en Cisjordania

Mercado Estratégico

En el 2010, el Instituto por las Investigaciones por la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés) encontró que Brasil fue el quinto país importador de armas israelíes en el mundo.

A pesar de que Dilma Rouseff, la presidente brasileña, condenó el ataque israelí de este verano contra Gaza como una “masacre”, los dos países mantienen relaciones económicas lucrativas en el sector militar.

La decisión de Rio Grande do Sul puede indicar que las autoridades brasileñas se están volviendo menos dispuestas a promover la cooperación con Israel.

El acuerdo entre Elbit y Rio Grande do Sul fue denunciado por sindicatos brasileños, así como por representantes de brasileños y brasileñas negras y campesinos y campesinas sin tierra. Además, varias instituciones brasileñas también se opusieron al contrato.

Símbolo de represión

Rio Grande do Sul es solo uno de una creciente lista de regiones y gobiernos que están cortando sus vínculos con el conglomerado militar israelí, llevando a Elbit a reconocer en su informe anual del 2013 que el movimiento palestino de boicot, desinversiones y sanciones está poniendo en riesgo su rentabilidad.

“Esta empresa es un símbolo de la represión racista,” comentó Mantovani. “Lo que fortaleció la campaña fue que realmente está relacionada con los intereses de casi todo el mundo.”

– Traducción de extractos del artículo en inglés por Charlotte Silver, publicado en The Electronic Intifada. Ver el artículo original. Con información adiccional por la campaña BDS Colombia.