Archive for 31 julio 2014

Levantémonos en solidaridad con los trabajadores palestinos en Gaza: un llamado a la solidaridad sindical.

Petición oficial de los sindicatos palestinos para que los sindicatos del mundo se solidaricen con la causa Palestina.

  Publicado el 30 de julio 2014 por el movimiento sindical palestino y el Congreso de Sindicatos de Sudáfrica

Trabajadores de Gaza antes de la incursión.

El movimiento sindical palestino, con el apoyo de del Congreso de Sindicatos de Sudáfrica y de sus afiliados, está llamando por unanimidad a los sindicatos a nivel internacional para que tomen medidas inmediatas para detener la masacre israelí en Gaza y hacer a Israel responsable de sus crímenes contra el pueblo palestino.

En las dos semanas siguientes a la última agresión militar israelí en la Franja de Gaza, familias enteras han sido exterminadas, y más de 1000 palestinos han sido asesinados, casi el 80% de ellas civiles y un tercio de ellos niños. Más de 1,8 millones de palestinos están atrapados en una delgado y pequeño pedazo de tierra ocupada y asediada de tierra que Israel ha convertido en una prisión al aire libre, sujeta a bombardeo diario por los cohetes israelíes y artillería pesada. Durante siete años, los palestinos de Gaza han estado bajo un asedio brutal e ilegal, cuyo propósito es destruir las condiciones de vida y romper el espíritu de la gente. El asedio y el bombardeo recurrente han creado una catástrofe humanitaria, con una escasez aguda de agua, alimentos y suministros médicos. La libertad de movimiento, el derecho a la educación y el acceso a los servicios de salud se han negado ampliamente por la ocupación israelí.

El objetivo de Israel en esta última agresión contra los palestinos en Gaza y Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, es perpetuar la ocupación. Este año celebramos diez años desde que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictaminó que la construcción del muro de Israel y su régimen asociado en los territorios ocupados de palestina de Cisjordania – de los asentamientos, la confiscación de tierras, caminos separados, los sistemas de permisos y restricciones de movimiento – es ilegal en virtud del derecho internacional. Sin embargo, en diez años la comunidad internacional ha permitido a Israel continuar la construcción en territorio ocupado y seguir su sistema de ocupación, el apartheid y el colonialismo contra el pueblo palestino.

Si bien los gobiernos del mundo toman decisiones injustas y permiten que Israel actúe con total impunidad, y la mayoría de los principales medios del mundo reproducen la propaganda orwelliana de Israel, la solidaridad de la sociedad civil es la única fuerza que puede ayudar a detener la masacre en curso de nuestra gente y enviarles un mensaje de que no están solos, exactamente igual como la solidaridad internacional fue efectiva en el apoyo a la lucha por la libertad en la Sudáfrica del apartheid. A la vista de esta falta de acción internacional, nosotros, los sindicatos palestinos, hacemos un llamamiento a los sindicatos de todo el mundo a tomar medidas urgentes, y en particular a intensificar boicots, desinversiones y sanciones contra Israel hasta que cumpla con el derecho internacional mediante el movimiento BDS.

Le pedimos que considere las siguientes acciones:

1.Detener la manipulación de mercancías importadas o exportadas desde Israel,

2. Desinvertir su pensión sindical, y otras inversiones, de los fondos de Bonos de Israel, así como de las corporaciones y los bancos que cómplices de la ocupación y de los derechos humanos violaciones de Israel.

3. Romper relaciones con los sindicatos israelíes que son cómplices de la ocupación

4. Apoya nuestro llamado para un embargo militar sobre Israel

5. Comparte información con los miembros del sindicato sobre el asedio y destrucción de Gaza y pídales que boicoteen los productos israelíes y compartan esta información con la familia, compañeros de trabajo y amigos.

Hoy más que nunca, la solidaridad con los trabajadores palestinos y sus familias en Gaza y el resto del territorio palestinos ocupados es un componente esencial de las banderas de los sindicatos con principios progresistas. Dado el rotundo fracaso y falta de voluntad de los gobiernos para hacer a Israel responsable por medio del derecho internacional, hay ya un reconocimiento generalizado de que la ocupación de Israel debe ser aislada por medio de la presión de la sociedad civil.

Confiamos en nuestros hermanos y hermanas del movimiento sindical internacional para continuar una tradición de solidaridad internacional y de estar junto a nosotros como lo estuvieron en la lucha contra el apartheid en Sudáfrica.

Emitido por los siguientes sindicatos palestinos:

Federación General Palestina de Sindicatos de Gaza

Unión General de Trabajadores Palestinos

Unión de Asociaciones Profesionales

Federación de Sindicatos Independientes

Con el apoyo de: Congreso de Sindicatos Sudafricanos

 

———

El original puede ser consultado en:

http://www.bdsmovement.net/2014/stand-with-palestinian-workers-in-gaza-a-call-for-trade-union-solidarity-12404

A medida que la crisis de Gaza se profundiza, los boicots incrementan la evidencia de la impunidad de Israel.

La poeta palestina Rafeef Ziadah* describe para el periódico The Guardian como el Boicot es la vía para que la sociedad civil a nivel internacional ponga en evidencia la impunidad de Israel: “Si los gobiernos del mundo se rehúsan a actuar a favor de Gaza, debemos repetir los métodos que aislaron a Sudáfrica durante el apartheid”. A continuación el artículo completo.


Yo comencé mi vida bajo el asedio y el bombardeo Israeli. Incluso cuando era niña recuerdo preguntarme, mientras el olor de los proyectiles de artillería llenaba el aire de Beirut en 1982 y corríamos por nuestras vidas: “¿por qué el mundo permite que esto pase?” En el rostro de los niños de gaza de hoy veo otra generación que nació con el mismo trauma y para la misma pregunta. ¿Cómo se puede permitir que esto ocurra?

Gaza ha estado bajo asedio Israelí durante siete años. Los pescadores son asesinados cuando van hacia el mar. El comercio está bloqueado. Viajar es casi que imposible. El agua está contaminada. Los suministros para los hospitales se están agotando. La economía se mantiene en un colapso controlado, a punto de la catástrofe. Israel raciona todo lo que llega a Gaza, desde calorías hasta literatura del mundo.

Después de 21 días de bombardeo, Israel sigue negando un cese al fuego que cumpla los requisitos mínimos de los palestinos – dejar que la gente lleve vidas normales.

Esto no es una guerra y mucho menos una guerra de defensa propia, esto es un expedición punitiva dirigida a mantener el asedio y la ocupación militar ilegal. Civiles, hospitales y bloques de viviendas llevan la peor parte del ataque porque el único objetivo “militar” es acobardar a los palestinos hacia la sumisión completa.

En julio del 2004, la corte internacional de justicia determinó que el muro Israelí, el régimen de asentamientos en la Cisjordania ocupada, la confiscación de tierras, vías segregadas y las restricciones al movimiento son ilegales según la ley internacional y que los gobiernos tienen el deber legal de actuar. Sin embargo, en 10 años, la comunidad internacional sigue apartando su mirada, fallando al no hacer nada para que Israel rinda cuentas. Los ministros de relaciones exteriores de la Unión Europea, incluso después de que escucharon la noticia de la masacre de Shuja’iya, exigieron el desarme sólo de Gaza. Sin embargo, es el arsenal de alta tecnología de Israel financiado por la ayuda de EE.UU., sumado a las generosas becas de investigación de la Unión Europea y el comercio de armas multimillonario lo que realmente aterroriza a la población civil palestina.

Dejando tanta palabrería a un lado, la verdad es que los gobiernos occidentales apoyan el asedio en Gaza, la construcción de asentamientos ilegales y por lo tanto las masacres cometidas por Israel. La impunidad otorgada a Israel es totalmente contraria a la voluntad democrática de los pueblos, tal y como se comprueba con las extensas demostraciones internacionales en solidaridad con Gaza.

Si los gobiernos se rehúsan a actuar, ese gran apoyo internacional de los gobiernos con el que Israel cuenta debe ser contrarrestado por la sociedad civil internacional desde sus bases, usando los métodos que aislaron Sudáfrica durante el apartheid.

Desde su lanzamiento por la sociedad civil palestina en 2005, el movimiento de boicot, desinversión y sanciones (BDS) ha ganado el apoyo de los sindicatos, partidos políticos, movimientos de base y de un enorme número de gente alrededor del mundo que expresa su compromiso ético boicoteando todos los productos israelíes, no solo los de los territorios ocupados. Como resultado, la presión (BDS) está comenzado a tener un impacto significativo.

Artistas como Pink Floyd´s Roger Waters, Massive Attack y Faithless se han negado a cantar en Israel como respuesta a los llamados al boicot cultural. Intelectuales públicos como Stephen Hawking, Alice Walker y Judith Butler han tomado una postura similar. Un paso importante fue tomado recientemente por un grupo de premios Nobel y otras figuras públicas que han publicado una carta en el periódico The Guardián pidiendo a los gobiernos “poner en práctica un embargo militar integral que implique consecuencias jurídicas a quien negocie con Israel.”

Así mismo, la empresa de seguridad G4S del Reino Unido en estos momentos está buscando reducir su participación en el sistema penitenciario israelí que ha mantenido a niños palestinos privados de la libertad sin juicio, gracias una campaña internacional que llevó a iglesias de Estados Unidos y la Fundación Bill Gates a desinvertir su dinero de la compañía. John Lewis, supermercado del Reino Unido, se convirtió en el último vendedor Europeo en dejar de comerciar con la compañía Israelí SodaStream, cuyo precio de las acciones se han reducido a la mitad en el último año. Los líderes del movimiento de colonos ilegales de Israel han lamentado el hecho que los boicots de consumidores signifiquen que ya no pueden exportar a Europa. Ministros israelíes describen BDS como una “amenaza estratégica” para el status quo, e incluso los EE.UU. ahora advierte que Israel se enfrenta al aislamiento internacional.

El ataque a Gaza no es una guerra entre dos partes iguales. Es un ataque violento por un poderoso Estado militar, armado y apoyado por el Occidente en contra de personas empobrecidas, acosadas y desplazadas. Las palabras de los gobiernos no son importantes. Mientras charla sea todo lo que hay, la vida de nuestros niños sigue siendo más barata. Debemos intensificar nuestro boicot, desinversión y sanciones, haciendo una campaña internacional para poner fin a la impunidad de Israel.

——–
*Rafeef Ziadah es una palestina nacida en el éxilio, y es una de las principales voces que promueven el movimiento Boicot Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS).  Reconocida por su hermoso poema “Nosotros enseñamos vida, señor” https://www.youtube.com/watch?v=neYO0kJ-6XQ

El artículo original se puede encontrar en http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/jul/28/gaza-crisis-boycotts-israel-impunity-apartheid

 

Voces desde Gaza: “No al cese del fuego sin justicia para Gaza”

No vamos a “volver a una muerte en vida” de sitio y bloqueo, dicen líderes de la sociedad civil de Gaza.

Franja de Gaza, 22 de julio de 2014

Como académicos/as, personalidades y activistas testigos del genocidio intencional de 1.8 millones de palestinos y palestinas que viven en la Franja de Gaza, hacemos un llamamiento a un alto el fuego con Israel sólo si está condicionado a terminar con el bloqueo y permitir la restauración de las libertades básicas que se le ha negado a nuestra gente durante más de siete años.

Nuestras preocupaciones principales son no sólo la salud y la seguridad de las personas en nuestras comunidades, sino también su calidad de vida: sus posibilidades de vivir libres de temor a ser encarceladas sin el debido proceso, de mantener a sus familias a través de un empleo remunerado, y de viajar a visitar a sus familiares y poder continuar su educación.

Estas son aspiraciones humanas fundamentales que han sido severamente limitadas al pueblo palestino desde hace más de 47 años, pero de las que han sido privadas especialmente las y los residentes de Gaza desde 2007. Hemos sido empujados más allá de los límites de lo que se puede esperar que una persona normal tolere.

Una muerte en vida

Las acusaciones de los medios de comunicación y de los políticos de diversas tendencias que acusan a Hamas de ordenar a los habitantes de Gaza que resistan las órdenes de evacuación, y por lo tanto de utilizarlos como escudos humanos, son falsas. Con los refugios temporales desbordados y el bombardeo israelí indiscriminado, literalmente no hay lugar que sea seguro en Gaza.

Del mismo modo, Hamas expresó el sentir de la gran mayoría de las y los habitantes cuando rechazó el alto el fuego unilateral propuesto por Egipto e Israel sin consultar a nadie en Gaza. Compartimos el sentimiento generalizado y hecho público de que es inaceptable volver simplemente al statu quo, en el cual Israel limita estrictamente quiénes entran y salen de la Franja de Gaza, controla los suministros que entran o no (incluyendo la prohibición de materiales de construcción) y prohíbe en la práctica la totalidad de las exportaciones, paralizando así la economía y provocando una de las mayores tasas de pobreza y desempleo en el mundo árabe.

Aceptar esto significaría el retorno a una muerte en vida.

Por desgracia, la experiencia ha demostrado que el gobierno de Israel incumple reiteradamente las promesas de futuras negociaciones, así como sus compromisos de cambio.

Del mismo modo, la comunidad internacional ha demostrado una falta de voluntad política para hacer cumplir esos compromisos. Por lo tanto, hacemos un llamamiento a un alto el fuego sólo cuando las condiciones negociadas tengan como resultado lo siguiente:

  • Libertad de movimiento de la población palestina dentro y fuera de la Franja de Gaza.
  • Libertad de importación y exportación de insumos y bienes por tierra, mar y aire.
  • Uso sin restricciones del puerto marítimo de Gaza.
  • Monitoreo del cumplimiento de estos acuerdos por parte de un órgano nombrado por las NacionesUnidas, con las medidas de seguridad apropiadas.

Todas y cada una de estas expectativas se dan por sentadas en la mayoría de los países, y es hora de que las y los palestinos de Gaza tengan los derechos humanos que merecen.

Firmas:

  • Akram Habeeb, Assistant Professor of American Literature, Islamic University of Gaza (IUG)
  • Mona El-Farra, Vice President and Health Chair of the Palestinian Red Crescent Society
  • Ramy Abdu PhD, Chairman of the Euro-mid Observer
  • Abdullah Alsaafin, Palestinian Writer/journalist
  • Ali Alnazli, Businessman
  • Adel Awadallah, Head of the Scientific Research Council
  • Hanine Hassan, Graduate Research Assistant
  • Sheren Awad, Journalist
  • Yahia Al-Sarraj, Associate Professor of Transportation, IUG
  • Tawfik Abu Shomar, Writer and political analyst
  • Hasan Owda, Businessman
  • Ibrahim AlYazji, Businessman
  • Walid Al Husari, Chair, Gaza Chamber of Commerce
  • Nael Almasri, Dentist
  • Wael El-Mabhouh, Political researcher
  • Rami Jundi, Political researcher
  • Ashraf Mashharawi, Filmmaker
  • Mohammad Alsawaf, Journalist
  • Hasan Abdo, Writer and political analyst
  • Kamal El Shaer, Political researcher
  • Omar Ferwana, Dean of Medicine Faculty, IUG
  • Iyad I. Al-Qarra, Journalist, Palestine newspaper
  • Musheir El-Farra, Palestinian activist and author
  • Khalil Namrouti, Associate Professor in Economics, IUG
  • Moein Rajab, Professor in Economics, Al-Azhar University – Gaza
  • Basil Nasser, Planning advisor
  • Hani Albasoos, Associate Professor in Political Science, IUG
  • Arafat Hilles, Assistant Professor, Al-Quds Open University
  • Imad Falouji, Head of Adam Center for Dialogue of Civilizations
  • Moin Naim, Writer and political analyst
  • Yousri Alghoul, Author
  • Mohammad Jayyab, Editor of Gaza Journal of Economics
  • Mousa Lubbad, Lecturer in Finance, Al-Aqsa University
  • Iskandar Nashwan, Assistant Professor in Accounting, Al-Aqsa University
  • Shadi AlBarqouni, Graduate Research Assistant
  • Adnan Abu Amer, Head of Political Department, Al-Umma University
  • Wael Al Sarraj, Assistant Professor in Computer Science, IUG
  • Said Namrouti, Lecturer in Human Resource Management, IUG
  • Khaled Al-Hallaq, Assistant Professor in Civil Engineering, IUG
  • Asad Asad, Vice Chancellor for Administrative Affairs, IUG
  • Hazem Alhusari, Lecturer in Finance, Al-Aqsa University
  • Shadi AlBarqouni, Graduate Research Assistant
  • Deya’a Kahlout, Journalist, Al-Araby newspaper
  • Raed Salha, Assistant Professor in Geography, IUG
  • Sameeh Alhadad, Businessman
  • Tarek M. Eslim, CEO, Altariq Systems and Projects
  • Sami Almalfouh PhD, Senior engineer
  • Fayed Abushammalah, Journalist
  • Fadel Naeim, Chairman of Palestine Physicians Syndicate
  • Zeyad Al-Sahhar, Associate Professor in Physics , Al-Aqsa University
  • Iyad Abu Hjayer, Director, Palestinian Center for Democracy and Conflict Resolution
  • Wael Al-Daya, Associate Professor in Finance, IUG
  • Younis Eljarou, Head of the Red Crescent Society for the Gaza Strip
  • Donia ElAmal Ismail, Head of the Creative Women Association
  • Zeinab Alghonemi, Head of Women for Legal Consulting Association
  • Amjad AlShawa, Palestinian Nongovernmental Organizations Network (PNGO)
  • Mohsen Abo Ramadan, Head of Palestinian Nongovernmental Organziations Network (PNGO)
  • Abed Alhameed Mortaja, Assistant Professor of Linguistics, IUG
  • Talal Abo Shawesh , Head of Afaq Jadeeda Association
  • Zohair Barzaq, Red Crescent Society for the Gaza Strip
  • Marwan Alsabh, Red Crescent Society for the Gaza Strip
  • Ghassan Matar, Red Crescent Society for the Gaza Strip
  • Rania Lozon, Writer
  • Ashraf Saqer, IT Specialist
  • Samir AlMishal, Mishal Cultural Centre
  • Jamila Sarhan, Independant Commission for Human Rights
  • Jalal Arafat, Union of Agricultrual Work Committees
  • Khalil Abu Shammala, Aldameer Association for Human Rights
  • Jamila Dalloul, Association Head of Jothor ElZaiton
  • Maha Abo Zour, Psychologist
  • Psychologist Ferdous Alkatari
  • Yousef Awadallah, Health Work Committee
  • Yousef Alswaiti, Al-Awda Hospital Director
  • Taysir Alsoltan, Head of Health Work Committees
  • Taghreed Jomaa, Union of Palestinian Women’s Committees
  • Imad Ifranji, Journalist, Alquds TV
  • Jehal Alaklouk, Activist
  • Adel Alborbar, Boycott Committee
  • Hatem AbuShaban, Board of Trustees of Al-Azhar University – Gaza
  • Saleh Zaqout, Secretary of the Red Crescent Society for the Gaza Strip
  • Mohammed Alsaqqa, Lawyer
  • Nihad Alsheikh Khalil, Professor of Modern and Contemporary History, IUG
  • Mohsen Alafranji, Lecturer at Media Department, IUG
  • Nedal Farid, Dean of Business Faculty, Al-Aqsa University
  • Salem Helles, Dean of Commerce Faculty, IUG
  • Ahmad Ali PhD, Economic Analysis
  • Raed M. Zourob PhD, Head of the Department of Preventive Medicine, Ministry of Health
  • Mosheer Amer, Professor of Lingusitics, IUG
  • Moheeb Abu Alqumboz, Lecturer
  • Fatma Mukhalalati, Supreme Court judge
  • Fahmi Alnajjar, Supreme Court judge

 
Publicado en Electronic Intifada.

——-

Traducido por María, originalmente publicado en: http://mariaenpalestina.wordpress.com/2014/07/27/voces-desde-gaza-no-al-cese-del-fuego-sin-justicia-para-gaza/

 

Libertad y justicia para Gaza: Boicot contra 7 empresas cómplices de la ocupación.

El Comité Nacional Palestino de la campaña Boicot Desinversiones y Sanciones urge al mundo a tomar acciones contra empresas que facilitan la ocupación.

El régimen de la ocupación israelí, con su colonialismo y el apartheid, comete una atroz masacre contra el pueblo palestino en Gaza una vez más. Israel goza de impunidad criminal por el apoyo directo de gobiernos de Norteamérica y Europa, pero también por el apoyo de las corporaciones que están implicadas en la ocupación israelí y en las graves violaciones de derechos humanos.

Hay docenas de empresas que desempeñan un papel activo y permanente facilitando el apartheid israelí. A la luz de las sangrientas masacres que Israel está cometiendo en Gaza, el Comité Nacional Palestino, sugiere a los y las activistas de BDS y a todas las personas y organizaciones conscientes alrededor del mundo, que dirijan un boicot con carácter urgente a las siguientes 7 empresas:

1. Hewlett Packard

Esta empresa está involucrada en violaciones al derecho internacional por parte de Israel, mediante el suministro de una amplia gama de servicios e infraestructura tecnológica a la ocupación israelí. Esto incluye la operación de un sistema de identificación instalado en los puestos de control militar israelí en la Cisjordania ocupada y Gaza, y la administración del sistema informático de la marina israelí, que impone el bloqueo naval a Gaza y está profundamente involucrada en crímenes de guerra en la continua agresión contra Gaza.

Al proporcionar este significativo apoyo a las fuerzas armadas de Israel, HP es cómplice activo del asedio en Gaza. Por eso, la iglesia presbiteriana de Estados Unidos y el Quaker Friends Fiduciary Corporation (FFC) han dejado de aportar dinero a esta empresa.

Actúa:

-Boicot a los productos de HP. No compres portátiles HP, impresoras ni cartuchos de tinta.

Firma la petición al director ejecutivo Meg Whitman de HP para poner fin a la colaboración de la empresa con el ejército de Israel.

-Haz campaña para desinvertir de HP, y que esta empresa sea excluida de los contratos públicos. Puedes ponerte en contacto con el grupo BDS de tu ciudad si quieres ideas para empezar el boicot.

2. Caterpillar

Los buldozer Caterpillar se utilizan regularmente en la demolición de casas y granjas palestinas, y el ejército israelí usó buldozers Caterpillar no tripulados en los ataques de 2008 y 2009 en Gaza.

Un buldozer CAT también fue utilizado por Israel en el asesinato de la activista estadounidense Rachel Corrie en Rafah en el 2003. La iglesia presbiteriana de Estados Unidos, la Quaker Friends Fiduciary Corporation (FFC) y la iglesia de Inglaterra han desinvertido todo su capital de Caterpillar.

Actúa

-Boicot a los productos Caterpillar, sus bolsos, zapatos y herramientas.

-Campaña para desinvertir en Caterpillar. Puedes ponerte en contacto con el grupo BDS de tu ciudad si quieres ideas para empezar el boicot.

3. SodaStream

Aunque no está directamente implicada en el ataque continuo de Israel en Gaza, las máquinas de carbonatación de SodaStream son una de las exportaciones más visibles y anunciadas en Israel. Los ingresos fiscales de ventas de SodaStream ayudan a financiar el ataque de Israel contra Gaza.

SodaStream opera una fábrica en el asentamiento ilegal de Israel en Maale Adumim en la Cisjordania ocupada, y tiene planes de abrir una fábrica en el interior de Israel junto a Rahat, un municipio palestino beduino. Esta está prevista en el desierto de Naqab (Negev) lo que se suma a los planes de Israel para desplazar forzozamente al menos 40000 beduinos palestinos en los municipios.

El supermercado John Lewis del Reino Unido se convirtió en la última distribuidora en detener el almacenamiento de productos y varias protestas forzaron a que se cerrara recientemente la tienda de SodaStream en Brighton. El precio de las acciones de la empresa bajaron en un 50% el último año, especialmente desde el escándalo de Scarlett Johansson asociado con la marca (cuando la artista renuncio a ser embajadora de buena voluntad de Oxfam, ONG de derechos humanos, por que dicha ONG la crítico por hacer comerciales para SodaStream).

Actúa:

-Boicot a todos los productos de SodaStream haciendo un llamado a los supermercados a no vender sus productos.

-Organiza manifestaciones, plantones o flashmobs en tiendas que vendan productos SodaStream.

4. Elbit Systems

Esta es la empresa militar más grande de Israel. Proporciona una amplia gama de equipos y servicios para militares israelíes, incluidos los equipos de vigilancia utilizados en el muro ilegal que separa Palestina de Israel y los aviones no tripulados conocidos como drones.

Los drones armados de Elbit Systems son ampliamente usados por el ejército de Israel, y fue documentado que se usaron en ataques contra civiles desarmados durante 2008 y 2009 en Gaza.

De acuerdo a la organización palestina de derechos humanos AL Mezan Center, los drones armados han asesinado a más de 1000 personas en Gaza desde el 2000 hasta el 2010. Organizaciones de derechos humanos palestinas e internacionales han informado de numerosos ataques contra la población palestina por drones durante el actual ataque contra Gaza.

Elbit Systems comercializa su tecnología de drones en todo el mundo como “probados en terreno”, y los países que los han adquirido son Australia, Canadá, Croacia, Francia, Georgia, México, Singapur, Suecia, Reino Unido, Brasil y Estados Unidos.

El fondo soberano de inversión de Noruega y más de una docena de bancos europeos han dejado de invertir en Elbit Systems.

Actúa:

Firma la convocatoria para desarrollar un embargo militar sobre Israel

-Así como en Inglaterra se apela al banco Barclays de Reino Unido y a los fondos de pensiones a no invertir en Elbit Systems, es importante encontrar bancos y fondos de pensiones en el Estado español y en América Latina que tengan inversiones en esa empresa y pedirles que dejen de invertir.

 5. Bancos de Israel (incluyendo Hapoalim y Leumi)

Los bancos privados de Israel proporcionan la estructura financiera para todas las actividades de empresas, cuerpos militares, agencias gubernamentales e individuos en la continua ocupación de territorio sirio y palestino, además de aportar una financiación significativa a la construcción de asentamientos ilegales en la colonización en curso de la tierra palestina.

Los bancos de Israel han roto sus conexiones contractuales con bancos palestinos en Gaza, y han dejado de suministrar cualquier tipo de servicio a todos ellos. Teniendo en cuenta la forma en la que la economía palestina está dominada y subordinada a la economía de Israel, este hecho ha causado un impacto devastador en la economía de Gaza.

Una serie de fondos europeos de pensiones, que incluye al gigante holandés PGGM, el fondo soberano de Luxemburgo y al banco más grande de Dinamarca, el Danske Bank, han desinvertido en los bancos de Israel.

Actúa:

-Envía un tweet al fondo holandés de pensiones APB, haciéndoles un llamado a dejar desinvertir en los bancos de Israel que soportan la ocupación y el asentamiento israelí.

– Haz una campaña en tu propio fondo de pensiones o cualquier institución de la que seas parte para desinvertir en los bancos de Israel. Puedes ponerte en contacto con el grupo BDS de tu ciudad si quieres ideas para empezar el boicot.

 6. G4S

Es una empresa británica de seguridad que suministra equipos y servicios al gobierno y al ejército israelí, incluyendo los puestos de control de Israel y las prisiones en las que gente de palestina, incluyendo niños y niñas, permanecen detenidas sin juicios y sometidas a torturas.

G4S proporciona equipo usado en el puesto de control israelí en Erez, puesto de frontera entre la Gaza ocupada e Israel, asistiendo directamente el asedio a Gaza.

La campaña internacional contra G4S le ha costado millones de dolares a la empresa en contratos con universidades, entidades benéficas y otras entidades públicas que incluyen la  Fundación Bill Gates, la iglesia metodista unida y otras que han desinvertido de G4S.

En respuesta, G4S ha afirmado que cesará parte de su apoyo al apartheid israelí, y ha declarado su intención de poner fin a su participación en las prisiones en 2017, sin embargo la campaña contra la empresa debe continuar hasta que su complicidad con el apartheid israelí cese por completo y sea totalmente verificable.

Actúa:

-Suma tu nombre a una carta abierta a G4S para que detengan su apoyo al apartheid y al colonialismo israelí.

-Haz campaña para que la sucursal de G4S en tu ciudad sea excluida de contratos públicos. Puedes ponerte en contacto con el grupo BDS de tu ciudad si quieres ideas para empezar el boicot.

 7. Mekorot

Es la empresa de agua nacional de Israel que se apropia de forma ilegal del agua palestina, desviando el líquido hacia asentamientos israelíes ilegales y pueblos dentro de Israel, imponiendo grandes obstáculos en el acceso al agua del pueblo palestino.

Mekorot es parte del complejo de la ocupación israelí que le niega al pueblo palestino el acceso a su justa parte del recurso hídrico que tiene que ser compartido entre Israel y Gaza.

Organizaciones internacionales y palestinas en Gaza advierten que la crisis de agua ha escalado rápidamente con el asedio en curso.
Mekorot ahora está tratando de exportar su modelo de prácticas discriminatorias de acceso al agua, y aprovecha las ofertas para hacerse cargo de los suministros de agua en todo el mundo donde se estén privatizando. Autoridades en Argentina, Holanda y Portugal han cancelado tratos de cooperación con Mekorot tras presiones generadas por los grupos BDS.

Actúa:

-Comparte documentos informativos sobre Mekorot

-Haz campañas para que Mekorot sea excluida de contratos públicos. Puedes ponerte en contacto con el grupo BDS de tu ciudad si quieres ideas para empezar el boicot.

————-

Traducido por BDS Colombia, el original puede encontrarse en: http://www.bdsmovement.net/2014/freedom-and-justice-for-gaza-boycott-action-against-7-complicit-companies-12386

Fuera de colombia embajador israelí.

Hemos lanzado una petición para pedirle al gobierno colombiano que suspenda las relaciones con Israel hasta que este país cumpla las leyes internacionales y respete los derechos humanos de la población palestina. Al día de hoy hemos recogido más de 300 firmas en menos de dos días, pero creemos que esas 300 pueden convertirse en 3000. Si quieren firmar la petición pueden ir acá.

A continuación describimos la petición.

Esta petición demanda al gobierno del Estado colombiano que expulse al embajador de Israel en Colombia y suspenda las relaciones diplomáticas con ese país hasta que éste cumpla con el Derecho Internacional y respete los Derechos Humanos del pueblo palestino.

Concretamente, la suspensión de relaciones diplomáticas se debería materializar en las acciones siguientes:

  • Expulsión del Embajador israelí en Colombia, Yoed Magen.
  • La expulsión de diplomáticos israelíes de Colombia.
  • La llamada a consultas y retirada del consul colombiano en Israel, José Camilo Sandoval Rojas.
  • La suspensión temporal de las actividades del consulado y la retirada del personal diplomático asignado a dicho consulado.
  • La suspensión de relaciones diplomáticas entre ambos Estados.

Pedimos también a todas y todos los representantes elegidos, así como a los partidos políticos de los que forman parte, que respalden la suspensión de relaciones diplomáticas entre Israel y el Estado colombiano.

Esta petición forma parte de la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) contra Israel, lanzada por la sociedad civil palestina en 2005, y a la que como sociedad civil de Colombia queremos dar respuesta.

Puedes dar tu firma acá: http://www.change.org/es-AR/peticiones/gobierno-de-la-republica-de-colombia-expulsi%C3%B3n-del-embajador-y-suspensi%C3%B3n-de-las-relaciones-diplom%C3%A1ticas-con-israel

La masacre de Shiyaiya, Gaza. Un baño de sangre que no debe pasar desapercibido.

Recuento de la masacre de cerca de un centenar de personas realizada por el ejército Israelí el domingo 20 de julio del 2014 en Shiyaiya, Franja de Gaza, Palestina.

Tratando de identificar sobrevivientes.

Seguir leyendo

HASTA CUÁNDO EL MURO (Y LA COMEDIA)

Cierto ser humano ha querido dividir para gobernar (y vigilar igualmente al dividido del lado contrario, pues lo considera su enemigo, en teoría). Es un principio del poder. En esta división, tuvo la idea de construir o edificar un muro de diverso material, que es similar a una cárcel, si se analiza desde otro enfoque. Hubo muchos en la historia de la humanidad (y los hay).

El muro de Berlín se construyó en 1960. Denominado oficialmente “muro de protección antifascista”. Separó la antigua Alemania Oriental (RDA) de la Occidental (RFA), fue uno de los símbolos de la guerra fría y tuvo críticas constantes del mundo occidental (en cabeza de Estados Unidos y sus aliados), quienes jamás estuvieron de acuerdo con su construcción. El muro fue un enfrentamiento entre la OTAN y el Pacto de Varsovia, cada cual defensora de su ideología. Según el lado occidental, fue una total violación a los derechos humanos. En 1989, el muro de Berlín tuvo su final tras 28 años de funcionamiento. Cada bloque de cemento guardó para la historia todos sus secretos y sus muertos.   

El estado ocupante de Israel construyó el “muro de la vergüenza” para dividirse de Cisjordania. Es su filosofía de apartheid. Es el muro de la protesta y odio mundial. En el siglo XXI se está peor que en la Edad Media. Para la ocasión, ni Estados Unidos ni sus aliados han dicho algo. Son sus protectores y el silencio del poder será perenne. La Corte Internacional de Justicia emite su juicio de ilegalidad y desmantelamiento inmediato para nada. El estado ocupante hace caso omiso de las declaraciones de todos los organismos internacionales de derechos humanos. Son sus enemigos, según ellos. Dicen que son el pueblo elegido. Debe aclararse que no todos los judíos del planeta están de acuerdo con las políticas del estado ocupante de Israel, ni tampoco los representa. El término judío no es igual a sionismo ni a Israel. La creación del estado de Israel en 1948, supuso una auténtica ruptura en el mundo judío, nunca resuelto. Pese a que tiene las puertas abiertas desde entonces para todos los judíos del mundo, la mayoría ha declinado vivir allí, que alberga a menos del 40% del total, aunque suele hablar en nombre de todos. Los portavoces de las organizaciones judías son mayoritariamente proisraelíes. Pero ello no significa que compartan sus postulados. Hay una gran confusión entre los términos israelí, judío y sionista. El propio estado ocupante de Israel lo fomenta, pero resulta peligroso, in extremis. Incluso, en las recientes manifestaciones citadinas por la masacre al pueblo palestino en la Franja de Gaza, muchos judíos levantaron la bandera palestina, dejando claro con ello que el estado ocupante jamás los representa.

La proclama que se efectuó en muchos países del mundo pidiendo la liberación del Nelson Mandela y el final del escalofriante apartheid en Sudáfrica (igual sucederá con el ocupante sionista y racista, muy pronto en extinción, según la teoría de la verdad, el resarcimiento y la factura de la vida), debe repetirse a favor de los palestinos, solamente que hoy el mundo observa silencioso la masacre indiscriminada del ocupante en la Franja de Gaza (que junto a Cisjordania forma los denominados Territorios Palestinos), la cárcel a cielo abierto más grande del mundo, donde no hay un muro de cemento que le divida del estado ocupante, pero si cámaras de vigilancia (se supone de todo tipo) y amenaza constante del ejército sionista. Los gobiernos cómplices sonríen (Estados Unidos, UE, Canadá, la ONU-entidad títere, entre otros), les encanta el sufrimiento y la muerte ajena (además, creen sentirse el gendarme del planeta). No hay mayor humillación que verse desprotegido y amenazado siempre en su propio territorio (ancestral) y no tener siquiera la oportunidad de laborar, pescar, estudiar, jugar ni respirar (para viajar al exterior, los palestinos deben contar con la aprobación del estado ocupante, excepto en la frontera con Egipto en Rafah). La masacre de niños, mujeres y adultos mayores palestinos, es una ofensa a la humanidad. El pueblo palestino merece dignidad, respeto y solidaridad, para poder vivir en paz. Que no se olvide el viejo adagio palestino: “cuando veas un gigante, examina antes la posición del sol, no vaya a ser que sea la sombra de un enano”.

Ricardo León Ramírez Lasso

rileon1959@yahoo.com

www.ricardoleonramirezlasso.blogspot.com