Archive for 2 septiembre 2013

G4S: Cómplice de la represión israelí en Palestina

A los 17 años, el palestino Emad al-Ashhab fue detenido por fuerzas israelíes durante casi un año, sin nunca recibir un juicio. El día de su detención, soldados israelíes le taparon la cara con un costal, lo esposaron de manos y pies, le propinaron palizas en todo el cuerpo y le quemaron las manos con cigarrillos. Emad fue detenido en la cárcel Ofer en Cisjordania, donde opera la empresa de seguridad G4S.

En febrero 2013, el palestino Arafat Jaradat falleció luego de sufrir repetidas torturas en las cárceles israelíes Megido y Kisho. G4s provee los equipos de vigilancia y seguridad usados en esos dos centros de detención.

G4S

La empresa británico-danesa de seguridad G4S tiene presencia en más de 120 países, entre los cuales están Israel y los territorios ocupados palestinos. Allá, G4S realiza diversas funciones represivas de la ocupación que el Estado israelí ha optado por privatizar; por esta complicidad con el apartheid israelí, organizaciones sociales palestinas e internacionales han impulsado una amplia, y cada vez más exitosa, campaña de boicot en su contra.

En las cárceles israelíes, G4S provee sistemas de seguridad para vigilar y controlar a los presos/as palestinos, tanto en Cisjordania como en Israel. Cientos de detenidos y detenidas palestinos han realizado largas huelgas de hambre para denunciar las torturas sistemáticas que sufren en las cárceles israelíes, además del uso frecuente de la detención “administrativa” sin ningún tipo de proceso judicial.

G4S tiene contratos en las cárceles de Ketziot, Megido y Damon, que mantienen a prisioneros/as políticos palestinos de los territorios ocupados palestinos dentro de Israel, en contravención del derecho internacional. Además, la empresa suministra equipos para la prisión de Ofer, localizada en Cisjordania, y para los centros de detención de Kisho y Moskobiyyeh, en los cuales organizaciones de derechos humanos han documentado sistemáticas torturas y malos tratos a prisioneros/as palestinos.

G4S también está presente en los asentamientos judíos ilegales dentro de Cisjordania, donde brinda servicios y sistemas de seguridad para empresas y viviendas particulares. Igualmente, en la zona “E-1”, donde se pretende construir asentamientos judíos para permanentemente aislar el sector árabe de Jerusalen del resto de Cisjordania, G4S suministró equipos de seguridad a la Sede de la Policía Israelí de Cisjordania.

En el resto de Cisjordania, la población palestina debe enfrentar cientos de retenes israelíes militarizados (“checkpoints”) para ir a trabajar, al médico, a sus sitios sagrados o a visitar a familia; allá también está G4S. La empresa provee los equipos de inspección de maletas y escáneres corporales usados en retenes israelíes en los territorios ocupados de Cisjordania, además del puesto de control de Erez, que conecta la Franja de Gaza a Israel. Estos retenes hacen parte de un entramado de control que pretende humillar a los palestinos/as mediante el maltrato y el abuso arbitrario del poder.

G4S tampoco tiene las manos limpias en otras partes del mundo, donde comete abusos laborales, se enriquece de la privatización de servicios públicos, y colobora en deportaciones; por ejemplo, el angolono Jimmy Mubenga murió mientras esposado por funcionarios de G4S durante una deportación en Londres en el 2011. Por todos esos motivos, la campaña de boicot contra G4S ya ha cogido fuerza. La empresa ya perdió contratos con universidades, bancos y organizaciones humanitarias en Europa, y se han realizado protestas contra la empresa desde Brasil hasta Sudáfrica.

En Colombia, G4S brinda servicios de seguridad a empresas (Panamericana y Toto) y casas particulares. La campaña colombiana de Boicot, Desinversión y Sanción a Israel pide a empresas o personas que han contratado los servicios de G4S que cancelen sus contratos, y que informen a G4S que se está dejando sus servicios en solidaridad con el pueblo palestino.

El llamado de los palestinos a boicotear a G4S lo pueden encontrar aquí.

Y este video muestra el beneficio económico de G4S al ser cómplice de los crímenes de guerra de Israel contra el pueblo palestino.